Las anchoas marinadas

Las anchoas marinadas

Aunque se trata de un pescado a menudo desvalorizado, las anchoas son un pescado barato y muy rico en nuestra costa que se preparan de varias maneras interesantes. Las anchoas fritas eran la merienda preferida de los pescadores, especialmente porque hasta hace poco el pequeño pescado no era interesante a los grandes compradores como hoteles y restaurantes. Las tabernas tradicionales llamadas konobe son lugares donde las anchoas se encontraban en la carta como primeros platos, y además de anchoas fritas, son también populares las anchoas en escabeche.

 

La anchoa se considera uno de los mejores pescados para dejarlos en sal, una manera práctica de conservación en los períodos cuando no era fácil conseguir el pescado fresco, mientras que el escabeche es un método sencillo con el que este pescado se puede preparar para comer sin mucho esfuerzo y con pocos ingredientes. Al comprar el pescado en el mercado, hay que averiguar si tiene la escama firme y brillosa y si tiene leve olor al mar. Las anchoas son un pescado pequeño que no es caro, y si no quiere comerlas fritas, las puede poner en escabeche en una fuente cerrada o en un frasco.

 

Antes de adobarlas, hay que lavar y limpiar bien las anchoas de las escamas, y luego cortarlas, sacarles las entrañas y el hueso central y filetearlas si quiere. A pesar de ser más finas y estrechas, a las anchoas se les confunde con las sardinas, pero a diferencia de ellas, no hace falta quitarles la cabeza. Las anchoas limpias luego se colocan en un escabeche sencillo de vinagre y zumo de limón, y hay que dejarlas reposar en la nevera entre tres o cuatro horas para sacar lo mejor del escabeche.

 

Son más ricas si se dejan reposar durante la noche, pero se las pude comer después de unas horas, una vez que se pongan blancas. Antes de servirlas, se secan y se les añaden unas gotas de aceite de oliva virgen para un deleite gastronómico especial. Para hacerlas más interesantes, al escabeche se le pueden agregar los condimentos típicos de la zona como romero, laurel o tomillo, pero también piñones tostados, ajo picado o guindilla picante para que sean especialmente fuertes.