El misterioso triángulo volcánico de Vis y la Manzana más rara de Croacia

El misterioso triángulo volcánico de Vis y la Manzana más rara de Croacia

Jabuka, Svetac y Brusnik

Entre las casi mil islas los navegantes que navegan por el azul mar croata tienen una excelente elección. Los archipiélagos de Kvarner, Zadar, šibenik, Split y Dubrovnik satisfarán todos los apetitos y afinidades en búsqueda de la perfecta cala, playa paradisíaca y rincón escondido para descansar. Pero el mar Adriático esconde unas joyas en bruto en el verdadero sentido de la palabra para los navegantes más ambiciosos deseosos de aventura. El así llamado triángulo volcánico de Vis compuesto por las islas de Svetac, Brusnik y Jabuka se encuentra en las mejores aventuras náuticas en Croacia y es una recomendación definitiva para los que quieren disfrutar de las mágicas palabras offshore o navegación en aguas abiertas.

 

Esta original y especial excursión es atractiva en los meses de verano porque las condiciones meteorológicas y los anticiclones estables hacen posible la visita a este paraíso náutico conocido por su maravillosa belleza natural envuelta en un velo de misticismo y misterio.

 

Partiremos del último punto, la Manzana más rara de Croacia- la isla de Jabuka (jabuka significa manzana en croata). A algunos navegantes le parece la aleta de un tiburón, a otros les hace acordar de un diente roto, los terceros ven una obra de arte conceptual moderno, y en algunos viejos escritos marinos se menciona su parecido a una pirámide. Sea como fuere, Jabuka es una dama solitaria que atraía la atención de los marinos desde el siglo XIV, cuando fue inscrita por primera vez en las cartas náuticas. El impresionante acantilado negro de una centena de metros de altura compuesto de lava llena de magnetita durante el tiempo estable desde las montañas de la costa se ve a casi 100 kilómetros de distancia. A pesar de estar fuera de las rutas marítimas regulares, últimamente se ha convertido en una suerte de trofeo personal a los navegantes que vienen aquí a admirar la naturaleza salvaje en su fase más creativa. Como una obra de arte, Jabuka permite ser vista solo desde la distancia porque no tiene cala, el fondeo es dificultado por el profundo fondo marino, y las rocas lisas no permiten que se amarre ni el barco más pequeño. Pero ya en su cercanía sentirá una paz y una tranquilidad palpables. Un universo paralelo que valió la pena navegar hacia ello. Cabe mencionar que la zona alrededor de Jabuka es una de las más ricas de peces en todo el Adriático, especialmente dentón.

 

El segundo lado del triángulo de Vis y es el islote de Brusnik, el vecino más cercano de Jabuka. De alrededor de 150 millones de años de antigüedad, también fue formado de lava que contiene magnetita. Por ese fenómeno la aguja de la brújula literalmente pierde los estribos. En este islote de 23 metros de altura los navegantes pueden fondear con gran cuidado por las rocas submarinas en la ladera noroeste, donde se encuentra una pequeña playa de canto rodado gris de todos los tamaños, o intentar echar el ancla al lado de la costa sudeste. Y ahí delante de sus ojos aparecerá la imagen natural más bonita. Una combinación del brillo del sol, de las rocas negras y del mar turquesa es verdaderamente atemporal. En el islote vive una lagartija negra endémica que es el mejor meteorólogo. Un viejo proverbio dice que el tiempo cambia cuando las lagartijas empiezan a esconderse en los lapiaces. Y entonces llega el momento para continuar camino hacia el último lado del triángulo de Vis.


La isla de Svetac o Sveti Andrija fue habitada ya en la prehistoria. Los ilirios y su reina Teuta, los griegos y los romanos tenían sus paradas en la isla de la cual los pescadores dicen que en ella los vientos soplan de tal manera que las rocas vuelan. En los últimos 250 años Svetac es la propiedad de la familia Zanki. La cala de Slatina o, como la llaman los isleños, la cala Mundonova, es la cala más segura donde es posible amarrar el barco a dos amarras. De Slatina se llega en un barco inflable hasta Povlov bok, el único pequeño puerto de la isla, donde los barcos no se amarran ni se fondean, sino que se sacan a la tierra firme. Los navegantes deseosos de misterios e historias místicas disfrutarán de la visita a la torre de Teuta, donde, según la leyenda, la poderosa reina iliria vivía bien del botín pirata.

Igual que Jabuka y Brusnik, Svetac también cuenta con la característica naturaleza salvaje. Los únicos escultores, pintores y arquitectos son los poderosos vientos y el mar.

Por eso espere los meses de verano, el pronóstico favorable y el mar tranquilo para navegar en el mundo de los secretos, del misticismo y de la maravillosa naturaleza.

Ivo Pervan / Geopark Viški arhipelag

Geoparque del archipiélago de Vis

El área de la isla de Vis y sus islotes asociados (Biševo, Sveti Andrija, Brusnik, Jabuka y Palagruža) es un área única geográfica, con localidades y paisajes y el segundo geoparque de la UNESCO de Croacia, junto con el monte de Papuk.