Noches náuticas acompañadas de una copa de buen vino

Noches náuticas acompañadas de una copa de buen vino

Si usted navega por Croacia, tendrá a su disposición una variada oferta para navegantes con gustos variados, como la herencia histórico- cultural, las creaciones naturales o de las pintorescas noches de verano. Entre varios intereses que puede «satisfacer» durante la navegación es estudiar el fenómeno del vino.

 

El vino, igual que la comida, se ha convertido en una tendencia en todo el mundo. Así en Croacia cada año trae unas nuevas «botellas», cada vez mejores, que orgullosamente defienden el honor de vinos croatas. Lo que conecta a los navegantes con la posibilidad de disfrutar de los vinos croatas es la posibilidad de acceder a viñedos y bodegas desde la cubierta de su embarcación. La cercanía del mar, el interesante terroir y los motivados vinicultores le esperarán en cada rincón de la costa y de las islas croatas, continuando así la milenaria tradición de la producción del vino en esta parte del Mediterráneo.

INDUX MEDIA d.o.o.

Son conocidos los casos de los buceadores/arqueólogos que tuvieron la oportunidad de probar el vino de la Antigüedad conservado en las ánforas de los buques hundidos.

No hace falta que los navegantes modernos se pongan el traje de buzo para explorar la calidad de la oferta de vinos, porque la navegación por Croacia puede estar muy bien «condimentada» con el descubrimiento de varios aromas de vino, específicos para cada zona de navegación. Es decir, la variedad de las cepas y su elaboración y conservación tiene como resultado un gran número de vinos diferentes e interesantes, de los cuales muchos están vinculados a solo una estrecha zona donde se cultiva cierta cepa.

 

Por eso el repaso por los potenciales puertos que, por alegría de muchos navegantes, pueden servir como base para explorar la oferta de vinos de Croacia, ofrece un «libro de instrucciones» muy específico.

 

El Adriático meridional

Pelješac contra Korčula, el tinto contra el blanco

 

Es imposible destacar la mejor zona para visitar y entender la historia del vino en Croacia. Es algo que queremos dejar a los «paladares de los observadores» y le aconsejamos, si es de su interés, que se fije por sí mismo y compare «las diferentes lenguas» que hablan los vinos croatas. Pero en el contexto de recorrer Croacia en barco, en el sur de Croacia se destaca una extraordinaria microzona entre la isla de Korčula y la península de Pelješac.

 

Por un lado las laderas de la isla de Korčula conservan la mejor cepa de uva blanca, el famoso pošip, cuyas plantaciones se encuentran en las elevaciones con un microclima específico, lo que hace el vino de esta isla (o la uva de esta isla) realmente especial.

 

Como su opuesto, al lado del mar cerca de la localidad de Lumbarda sobre un suelo de arena crece la cepa de grk, probablemente el vino blanco croata «más loco» que se puede encontrar solo en ese lugar. A la vez Korčula es la única isla de Croacia que con tres restaurantes en la selección de la Guía Michelin así que si la visita, seguramente podrá deleitar su paladar. La pregunta es cómo hacerlo de la mejor manera. Le recomendamos usar de base la capital de la isla, Korčula, para recorrer la isla con un coche alquilado, si posible con un guía experto. Si tiene una pequeña embarcación, también puede salir desde Lumbarda, y la visita a sus bodegas se puede hacer también a pie. Del otro lado de la isla se encuentra Vela Luka, el más fácil punto de partida hacia las localidades de Blato, Čara y Smokvica que preservan los aromas de vinos blancos.

Ivo Biočina

En la inmediatez de Korčula se encuentra la península de Pelješac, que con sus vinos tintos (en Dalmacia conocidos como vinos negros) se opone a Korčula. Gracias a la composición de su suelo y a las famosas laderas meridionales de la península, la uva que crece ahí es de una calidad excepcional.

De las zonas de Dingač y Postup provienen los vinos más apreciados, y hay un número respetable de nuevas y viejas bodegas en la relativamente pequeña zona entre Orebić y Ston. En todas esas bodegas la cepa con denominación de origen de plavac mali es la cepa más extendida de uva tinta en Croacia que en la posición correcta y en las manos correctas obtiene una importancia especial. Por eso la visita a las bodegas de Pelješac se ha convertido en una parte de la atractiva oferta turística y los turistas, generalmente provinientes de Dubrovnik, vienen en coche. Si visita Pelješac en barco, tendrá muchas bodegas conocidas a la palma de su mano, porque son accesibles desde el mar y requieren solo un breve recorrido al interior, por lo cual su visita se ha convertido en el «deporte» preferido de los náuticos.

 

Desde Orebić fácilmente recorrerá varias bodegas apreciadas, pero su puerto no es apto para grandes embarcaciones. Si tiene un barco realmente grande, existen altas probabilidades de que ahí tendrá una tripulación que le puede desembarcar en Orebić y embarcar en la otra punta de la isla, por ejemplo en Trstenik. Desde Trstenik también puede ir a visitar las bodegas con el previo pedido de coche con chofer, y la ruta le puede llevar a través de la zona de Dingač pasando por el famoso túnel a Potomje y luego de vuelta a Trstenik para embarcar.

Del lado meridional un buen lugar para los navegantes es la cala de Prapratna, donde tendrá que anclar el barco, mientras que del lado septentrional se encuentra el puerto de Trpanj, donde encontrará una buena infraestructura náutica, que le puede servir para explorar toda la isla.

 

Por un lado Korčula, por el otro Pelješac, y todo en la ruta entre Dubrovnik y Split- este punto del Adriático meridional es un punto obligatorio para los amantes del vino. Se encuentra literalmente delante de su proa y representa el símbolo de la vinicultura croata hoy en día pintado en varios tonos.