Paraguas– el mejor amigo del navegante

Paraguas– el mejor amigo del navegante

Es un hecho conocido de que en la escalada al Himalaya un buen paraguas es el mejor amigo de la mayoría de los alpinistas conocidos. Al pie de las grandes montañas uno no necesita fuerte ropa de protección si tiene a mano un paraguas. Lo mismo vale en el mar. La protección del viento y del agua en el barco ocupa el primer lugar.

 

Además de los productos para bañarse y protegerse del sol, la literatura técnica y algún buen libro para leer y algún que otro hobby para el que finalmente tendrá tiempo en el barco, todo navegante incluirá en su lista de equipo la ropa para protegerse del mal tiempo. Navegar por el mar sin ella no es nada cómodo, pero si «navega» por la tierra firme mientras esté amarrado a la costa, también querrá incluir un buen paraguas a su equipo.

 

Seguramente se está preguntando por qué necesitaría un paraguas si igual navegará en barco solo cuando haga buen tiempo. La respuesta sencilla es que hasta con el mejor pronóstico tendrá algún que otro chubasco de verano y estará contento por tener paraguas a bordo. Una respuesta más inteligente es que si hay cambio de tiempo en el mar, probablemente estará obligado a pasar un tiempo en el amarre al lado de la tierra y este sencillo accesorio seguramente le vendrá bien. La respuesta más inteligente es que, si puede, prolongue la temporada de la navegación más allá del verano. Entonces experimentará otra Croacia, sin multitudes en la costa y en las islas durante la temporada. Si se decide por el cálido otoño, las temperaturas no variarán demasiado en comparación con el verano, pero si se decide por la primavera, tendrá días largos y serenos en el mar, imposibles de vivir en otras estaciones. En este caso el paraguas se convertirá un acompañante de otra índole.

Ivo Biočina

Si se decide por complementar su «gozo» en el mar al aceptar las condiciones climáticas tal y como son, descubriendo la belleza de la navegación sin mirar «a través de gafas rosa», llevar paraguas a bordo es una señal de libertad, una sensación que especialmente se puede sentir en el mar. Posiblemente, en el mar croata.