La isla de Hvar

La isla de Hvar

La prestigiosa revista Forbes en una de sus ediciones ha colocado la isla de Dalmacia central, Hvar, junto al Caribe, Maldivas, Hawai, Bahamas.

Es una isla que ha sido varias veces incluida por los medios de comunicación a nivel mundial en las listas de las islas más bonitas del mundo. Es conocida por sus limpias playas y mucho sol, naturaleza intacta, olor a lavanda, aceitunas y vino. Justamente la isla de Hvar es la isla con el mayor número de horas de sol en Europa-2700 horas al año.

Los griegos han elegido esta isla como un importante centro estratégico y náutico. El nombre de la isla viene de la palabra griega Pharos – faro. Los romanos lo han transformado en Phariu, los romanos dálmatas lo han transformado en Fara, y en la temprana Edad media los croatas lo han llamado Hvar.

Es la isla del Adriático más larga y cuenta con numerosas playas, por lo que cada visitante puede encontrar justo la playa que busca.

Para los padres con niños las playas perfectas son Soline, Grebišće y Mina, y para grupos de más gente y fiesta Petarčica, Mlaska, Palmižana, Ivan Dolac y las playas de ciudad Laterna y Banj, y para las parejas Maslinica, Dubovica, Pern y Bonj. La playa de Bonj ha sido incluida en la edición del diario británico Times como una de las playas europeas más bonitas. Los amantes del nudismo disfrutarán en las playas de Glavica, Zečevo, Stipanska y Šćedro.

En los alrededores de la isla de Hvar está prohibida la pesca submarina, pero los buzos pueden bucear cerca de la islita de Vodnjak y cabo Stambeder. El canal entre Hvar y Brač es perfecto para windsurf, y en la parte sur de la isla se encuentra cliffbase, un jardín para escalar justo encima del mar. En Hvar los montañeros estarán contentos también. Para alcanzar la cima de San Nicolás de 626 m de altitud hay que subir una cuesta empinada a través de los viñedos y olivares.

Hvar es muy conocido por sus fiestas nocturnas y la fama mundial la ha alcanzado gracias a las locas fiestas en las discotecas Carpe Diem, el centro de reunión favorito para la élite, Club Verenada, Beach bar Hula Hula, Nautica bar, Kiva bar, Splash Beach bar y Vertigo club.

Frente a la costa que está muy desarrollada turísticamente hablando, en el interior de la isla podemos encontrar un Hvar diferente. Son pueblos con una cuidada arquitectura rural, con pequeñas plazas, estrechas y serpenteantes calles, casas de piedra con pequeños jardines e imponentes campanarios de iglesias. En una carretera de 20 km se suceden los pueblos de Pitve, Vrisnik, Svirče, Vrbanj y Dol.